Categoría | Actualidad, Recursos Humanos

Me niego rotundamente a abandonar mi zona de confort

Publicado el 16 Julio 2014 by wellcomm

zona de confort wellcomm

No es necesario que te recordemos el cariz de los tiempos que nos ha tocado vivir en el ámbito profesional, en la empresa o en los negocios. Casi todos damos por hecho que nuestra carrera profesional ha de ser una batalla sin cuartel, una lucha continua por sobrevivir, formarnos, superarnos, innovar, ser creativos, competir y no dejar que los rayos del sol nos rocen ni un solo lunes del año, o casi ninguno. Ni tan siquiera un solo minuto.

Los profesionales de la comunicación a menudo asumimos, sin rechistar, la cultura dominante y damos por hecho que tenemos que vivir en un permanente estado de tensión, hasta el punto de convertirnos en luminarias del progreso y en paradigmas de la excelencia. Hasta el más humilde empleado de una agencia de marketing ha de ser poco menos que el faro de occidente.

Todo ello se nos intenta inculcar como sinónimo de ansiedad permanente y de absoluta renuncia personal. En otras palabras, olvídate para siempre de conciliar tu vida laboral o profesional con cualquier otra cosa que no sea trabajo, trabajo y más trabajo, por cuenta propia o ajena.

El afán de superación ha de ser continuo y hemos de bregar con innumerables dificultades, solo para conseguir sobrevivir en un entorno que se nos antoja hostil y casi apocalíptico.

Es cierto, la exigencia profesional es elevada y las oportunidades de empleo no son lo más abundante, pero con frecuencia los conceptos que suelen manejar los gurús de la autoayuda, los profesionales del coaching y los gestores de recursos humanos son un arma de doble filo. En efecto, no es raro que se intente aumentar la motivación de quienes buscan nuevas oportunidades a través de la descripción de un panorama sombrío, de sacrificios incesantes en los que el fracaso y el desempleo siempre permanecerán cercanos, pérfidos y amenazantes.

En síntesis, se nos viene a decir que será raro que alcancemos el éxito y, si lo logramos no será duradero y habrá que reinventarse o partir de cero otra vez. Es como el Mito de Sísifo, en versión dos punto cero. Es más, se sacraliza el fracaso y se nos repite una y otra vez que hemos de fracasar decenas de veces para poder olfatear el éxito de cerca, aunque sea de forma efímera. A poco que leamos los textos de los presuntos expertos del Coaching y del Outplacement, nos encontraremos por todas partes a alguien ‘que quiere llevarse nuestro queso’; que nos dice que ‘lo importante no es triunfar, sino levantarte cada vez que te caes’; que ‘el fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito’; que ‘abandones tu zona de confort‘ y mil pensamientos negativos más. Todos debemos postrarnos y orar compungidos ante el ‘Dios Fracaso’.

¿Es esta una forma correcta de motivar? ¿Estamos todos los profesionales de la comunicación condenados a ser superhéroes? ¿Vivimos en Matrix y no nos hemos dado cuenta? En definitiva, ¿Está prohibido soñar con el bienestar y la sostenibilidad laboral o empresarial, sin por ello estar obligados a convertirnos en rutilantes Chamanes de la excelencia y de la innovación? Al parecer, algo de eso hay, al menos en la consideración de muchas voces y firmas autorizadas.

No entendemos el porqué del empeño de sacarnos de nuestra ‘zona de confort’, cuando no hemos tenido ni una sola oportunidad de alcanzarla. Y si alcanzamos dicha zona de confort, ¿por qué siempre se obcecan en apartarnos de ella? Para todo debe haber puntos de equilibrio, y tal vez tengamos que aprender que confort y bienestar profesional no tienen que ser interpretados como desidia, acomodación, falta de proactividad, carencia de inquietudes o miseria de ideas.

El diccionario de la R.A.E. define confort como ‘aquello que produce bienestar y comodidades’. Es que acaso ¿no queremos empresas y profesionales que sean capaces de generar bienestar, comodidades y satisfacción en clientes, empleados, directivos, accionistas, partners, proveedores, etc.?

Desde aquí queremos reivindicar las más saludables zonas de confort empresarial y la homeostasis entre la vida personal, el crecimiento profesional y la prosperidad de las empresas.

Siento tener que decirlo, pero me niego rotundamente a abandonar mi zona de confort. Si es que alguna vez consigo alcanzarla…

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pageEmail this to someone

Tags | , , , , ,

2 comentarios to “Me niego rotundamente a abandonar mi zona de confort”

  1. Jordi dice:

    Me parece coherente. Luchar para alcanzar una zona de confort para sentirnos mal si permacecemos en ella?
    Otra cosa es recordar la possible vulnerabilidad de según que zonas de confort y la posible necesidad de buscar areas más seguras a un mayor largo plazo.


Dejar un comentario

  • Las preocupantes conclusiones del último análisis de Google sobre publicidad programática https://t.co/Utz2f3KLfE
    24-Jul-2017 12:13
  • Las preocupantes conclusiones del último análisis de Google sobre publicidad programática https://t.co/s333wDfN99 vía @puromarketing
    24-Jul-2017 12:13
  • Independent Networks...A Viable Alternative? https://t.co/jnNV8LFLJh vía @holmesreport
    17-Jul-2017 08:39
  • No te olvides!! Hoy a las 19:30 #CoctelsNet con @irenemilleiro en en la terraza del #IrishRover https://t.co/n0WaskMoM6
    17-Jul-2017 08:01
  • Por qué las empresas deberían evitar cambiar de CMO una y otra vez https://t.co/B3vPZTnuxz vía @puromarketing
    13-Jul-2017 15:09
  • Si el directivo sabe que tendrá una vida escasa, se centra demasiado en lo inmediato, lo que lleva muchas veces a to…https://t.co/CN8EBKp317
    13-Jul-2017 15:09
APM Añadir nueva etiqueta BBVA cambio Carmen Muñoz Coaching Comunicación comunicación interna creatividad crisis Cristina Aced dia de la mujer Dircom empleo empresa empresas estrategia Estudio de comunicación facebook Fape formación innovación Iván Pino Jose Manuel Velasco Libros Liderazgo medios ofertas de empleo periodismo Periodistas prensa Productividad Profesionales recursos Redes sociales Rosa Matías rrhh RSC selección Silvia Albert Sonia Franco talento Telefónica trabajo wellcomm
 
Wellcomm Wellcomm Silvia Albert
 
Facebook Linkedin RSS Twitter
Suscribase